Espacio Multimedia

Las ruinas que habito : una investigación cualitativa sobre la intensidad del vacío urbano

Bajo la coordinación de Felipe de Alba

 Tus héroes no regresarán a ayudarte. Has venido a dar conmigo, sin saberlo, a esta meseta de joyas fúnebres. (...) En la cicatriz lunar de nuestra ciudad, ciudad puñado de alcantarillas, ciudad cristal de vahos y escarcha mineral, ciudad presencia de todos nuestros olvidos, ciudad de acantilados carnívoros, ciudad dolor inmóvil, ciudad de la brevedad inmensa, ciudad del sol detenido, ciudad de calcinaciones largas, ciudad a fuego lento, ciudad con el agua al cuello, ciudad del letargo pícaro, ciudad de los nervios negros, ciudad de los tres ombligos, ciudad de la risa gualda, ciudad del hedor torcido, ciudad rígida entre el aire y los gusanos, ciudad vieja en las luces, vieja ciudad en su cuna de aves agoreras, ciudad nueva junto al polvo esculpido, ciudad a la vera del cielo gigante, ciudad de barnices oscuros y pedrería, ciudad bajo el lodo esplendente, ciudad de víscera y cuerdas, ciudad de la derrota violada (la que no pudimos amamantar a la luz, la derrota secreta), ciudad del tianguis sumiso, carne de tinaja, ciudad reflexión de la furia, ciudad del fracaso ansiado, ciudad en tempestad de cúpulas, ciudad abrevadero de las fauces rígidas del hermano empapado de sed y costras, ciudad tejida en la amnesia, resurrección de infancias, encarnación de pluma, ciudad perra, ciudad famélica, suntuosa villa, ciudad lepra y cólera hundida, ciudad. Tuna incandescente. Águila sin alas. Serpiente de estrellas. Aquí nos tocó. Qué le vamos a hacer. En la región más transparente del aire.

Carlos Fuentes



Las ruinas que habito : una investigación cualitativa sobre la intensidad del vacío urbano from LaboratoireVESPA on Vimeo.


Presentación

¿Hay vacío en la ciudad ? Encontramos el vacío en el espacio público cuando estudiamos “el interior” de quienes habitan e interactúan en la ciudad, sus intersubjetividades. Si pensamos en estudiar el “interior” no nos referimos nada más a aquello que toca lo más profundo, la intimidad urbana, sino todo aquello que está oculto (o parece ocultarse) aunque esté a la vista de todos : estudiaremos un objeto (en apariencia) vacío a partir del cual existe una intensa construcción cultural. Este ejercicio es una inmersión en la experiencia urbana, siguiendo la idea de Simon Parker (2004), quien sugiere que la “‘Urban Experience’ traces the key developments in the way the city has been perceived in the ‘era of modernity’” (referido en Perera, 2006 : 477).

Encontraremos el vacío en la urbe también como un intento de recuperar un sentido nuevo de lo cotidiano en quienes fueron entrevistados, aquello que les representa a veces un olvido, un abandono, un “punto ciego” de la ciudad, un “afuera” de la misma. La ciudad de México tiene una historia de tragedia y olvido. En esta urbe todo tiene un “momento”, un “ahorita” (ese eufemismo sin tiempo del lenguaje cotidiano) un “mañana” ; en esta ciudad nada es permanente : es una vida con momentos efímeros, de los cuales todos tienen conciencia que tendrán fin tarde o temprano.

A través de varias exploraciones, analizamos aquí un edificio situado en la inmensa ciudad de México, para tratar de entender los múltiples sentidos que la intensidad urbana tiene. Es decir, destacaremos la variedad de percepciones sobre ‘lo que está fuera’ o ‘lo que debe tener’ una ciudad : ¿Cómo se construye esa variedad de percepciones, de sentidos, de intersubjetividades en la ciudad ? ¿Cómo la población “vacía” (o resignifica) el sentido de un objeto en la urbe ? ¿Se trata sólo de un problema de estética ?

Nuestro objeto de estudio es un edificio localizado en la colonia Roma Sur, en la avenida Insurgentes, una de las avenidas más transitadas de la Ciudad de México. Se trata de una zona atractiva para vivir para un tipo de población de medianos o altos ingresos, que vive cambios intensos en sus modos de vida, y en donde ocurre una fuerte gentrificación.

A través de un ejercicio práctico de enfoque cualitativo, presentamos algunas imágenes y entrevistas de la intensidad del vacío urbano : recortes de tiempo, tránsitos suspendidos, los rasgos de la monotonía de la vida cotidiana, un perfil histórico de la decadencia, la imagen del riesgo como condición social y política, etcétera.

Finalmente, todas estas imágenes-texto sirven aquí para construir la noción de “vacío” de un caso particular, el Condominio Insurgentes –objeto de estudio—, que fue desalojado al ser declarado “en riesgo”, después de los famosos sismos ocurridos en el año de 1985, que devastaron el centro histórico de esta gran ciudad.

El objetivo de este ejercicio es mirar la ciudad en sus intersubjetividades : la ciudad existe como cotidianidad múltiple, variada, abigarrada, en la percepción de quienes la habitan. Pero, ¿Cómo estudiar estas percepciones ? ¿Cómo estudiar la percepción del territorio en el tiempo ? En este estudio el vacío no es “percibido” hasta que el entrevistador apunta hacia él cómo un objeto de interés, y entonces el entrevistado percibe su existencia, lo cotidiano e inmediato. Pero encontramos que la percepción refleja un recuerdo (u olvidos), es decir, no es inmediata sino llena de subjetividades con diferente temporalidad. En este caso, para sus habitantes existe una visión del edificio con una vida intensa, a través del tiempo, en el deterioro del inmueble, un pasado glorioso, hasta llegar a estado en conflicto actual, por el vacío legal de una ocupación con signos de informalidad. Entonces, ¿Cómo recuperar las percepciones del tiempo-imagen urbano ?

La intensidad cotidiana del vacío aquí es percibida cuando surgen juicios, opiniones, calificaciones de los entrevistados. Por ejemplo, se entiende al “vacío” porque se percibe al espacio como “desperdiciado”, “no útil”, por la idea de desuso o en función de su imagen exterior (o anterior). El vacío se percibe también históricamente, en el tiempo, como “deterioro”, “fealdad” progresiva, o con respecto al entorno (o cómo era antes). La percepción del espacio “no útil” es coherente con la percepción de los modelos estéticos de la arquitectura que lo rodea, calificada como parte de una “modernidad” definida por lo que cada uno quiere vivir, es una modernidad intersubjetivada. Esta percepción común de querer alcanzar una modernidad de forma apresurada (y no planeada), o construir otra con las convenciones de la acción social secular. Carlos Fuentes (1958) describía a la “experiencia urbana así : “nací y vivo en la ciudad de México. Esto no es grave. En México no hay tragedia : todo se vuelve afrenta” (p.48).

El vacío es una cualidad en la ciudad, y representa dos desafíos. El primero es cómo se gestiona el espacio privado deteriorado en la ciudad, en conflicto con las necesidades de la población con carencias de vivienda, capaz de usar el riesgo (y vivir en él) en su beneficio. “Habitar (en) las ruinas” no es sólo una metáfora. La poesía de la frase es producto de la intersubjetividad que se evidencia en el apego de sus habitantes. En una entrevista que se presentan adelante, el apego es símbolo de percepción de la injusticia :

“…llegaron granaderos y ¿que querías que hicieran ? Son gente que defiende su vivienda, que no tiene otro lugar a donde ir y qué hacer si se está haciendo una injusticia de ese calibre, defender niña, defender(Entrevista a la ‘señora del puesto de periódicos’, JIMV)

Y el segundo es su cualidad abstracta (casi artística), que podría teorizar sobre nuevos modos de ciudad y de concebir al espacio urbano contemporáneo, en el que se concentra más del cincuenta por ciento de la población mundial. Ello implicaría, una reformulación de las concepciones y construcciones estéticas de la urbe. El “rescate” de espacios inhabitados dejaría de ser tal para devenir su resignificación. Ello bien podría estructurar nuevas dinámicas para sus habitantes.

La percepción no es simple, es variada, está construida y no es fija, está dándose. Es una percepción negativa y normativa : el edificio no corresponde a la percepción de “ciudad moderna” que tienen los habitantes de la ciudad de México. Todo es un ciclo. El edificio quedó olvidado y despojado de gran parte de sus inquilinos porque simplemente quedo obsoleto, y otros edificios tomaron el lugar que alguna vez este icono arquitectónico ocupó.

El mirar cotidiano de la ciudad en la que interactúan los entrevistados augura que con el tiempo, este edificio se vencerá (va a caerse). Aunque el tiempo no es el enemigo, es el testigo de la decadencia, de ‘las ruinas que habito’. Contrariamente, otros esperan que sea rescatado como un objeto y como un lugar de fuertes simbolismos urbanos.

De esa manera, la ciudad está rota por el tiempo : la historia de la tragedia de este edificio no es espontánea sino ha sido, en buena parte, por el acoso y las pretensiones que la velocidad de la modernidad le impone. La modernidad arranca pedazos de historia y, convertido en percepción de progreso, nos hace olvidarlo todo.

En suma, el estudio de los procesos ignorados que atraviesan las ciudades sugiere una progresiva transformación de microespacios hacia lo… informal. Así, un orgullo arquitectónico es atravesado por un terremoto y ahora se entreteje en él una historia de la informalidad cotidiana, como una categoría emergente para la explicación de la ciudad de México.

Nota a propósito de los objetivos de la investigación

De acuerdo con Marianne Krauze (1995) en la pregunta sobre el inicio de una investigación “¿De qué manera se deberá proceder para acceder al conocimiento ?”, estas entrevistas presentan al carácter cualitativo como un enfoque y no cómo una metodología, partiendo de la premisa de que se aprende a investigar, investigando.

El desafío de la investigación de prepararse a lo imprevisto, desarrollando la estrategia in situ (Krauze, 1995) se presentó como un método aprendizaje no tradicional, tratando de evocar el “aprender a aprender”, como le llaman algunos (Giménez, 1985). Este ejercicio comprendió tres propósitos, el primero, cómo se construye un objeto de investigación ; el segundo, cómo se investiga partiendo del punto del “no lugar” del objeto tratado ; y tercero, cómo ello puede ayudar a quien investiga a alcanzar la autonomía intelectual.

Para realizar las entrevistas, los autores desarrollaron su propia imaginación como estrategia de aproximación, utilizando con flexibilidad técnicas de investigación cualitativa de una forma abierta, libre. Pueden reconocerse en los trabajos algunas de ellas : la historia del objeto, una gran variedad de tipos entrevistas (abiertas, dirigidas, semi-dirigidas, casual o informal, etc.), igualmente, el uso del focus group, el estudio de caso y un reporte técnico en el tratamiento del objeto.

Autoras(es) :

Jessica Alexia Macario Sánchez, Juana Martin Cerón, Shudy Martínez Bernal, Elizabeth Servín Negrete, Magalli Zoraida Reyes Pérez, Jessica María Garduño Arredondo Itzel Arantza Muñoz Rojas, Karen Guadalupe Tinajero Aguayo, Nelda Hernández Bautista, Iván Flores Alejandro, Gustavo Gibrán Ponton García,

Referencias :

Parker, Simon. 2004 : Urban Theory and the Urban Experience Encountering the City. London : Routledge. l

Perera, Nihal. 2006. Review of Urban Theory and the Urban Experience Encountering the City. In International Journal of Urban and Regional Research 30. pp. 477-478.

Fuentes, Carlos. 1984. La región más transparente del aire. FCE. 394 pp.

 

PDF - 1.1 Mo
Ficha tecnica DEL EDIFICIO
PDF - 423.4 ko
Entrevistas sobre la alteridad del vacio
PDF - 273.3 ko
Entrevista a locatarios que viven el ritmo del edificio
PDF - 290.3 ko
Entrevistas al jardinero en tres tiempos
PDF - 756.1 ko
Un pasado que nunca volverá



VESPA en 360 Noticias

04.2012 | Reflexiones epistemológicas

Presentación del laboratorio VESPA. Para una epistemología de la urbanidad

Pour une épistémologie de l’urbanité, Tokyo

Para más información »



04.2012 | Espacio Multimedia

Banco de artículos

Boulevard Saint-Laurent, Montréal

Para más información »



04.2012 | 2009 | Proyectos de investigación

Aprensiones y oportunidades ante la movilidad de los jóvenes

Espoir, rue St-Denis, Montréal

Para más información »